• exporural2018.jpg
  • New Project (5).jpg
  • New Project (6).jpg
  • New Project (7).jpg
  • New Project (8).jpg
  • New Project (9).jpg
  • New Project (10).jpg
  • New Project (11).jpg
  • New Project (12).jpg
  • New Project (13).jpg
  • New Project (14).jpg
  • New Project (15).jpg
  • PLaca dos.jpg
  • placa tres.jpg
  • ruralfinal.jpg

Bienvenidos al Sitio de la Sociedad Rural Reconquista

85° EXPOSICIÓN RURAL 2019 DE RECONQUISTA
16° FORO GANADERO y 17° EXPOSICIÓN REGIONAL

 

  • Preparate para la Expo 2019.-

  • Fecha confirmada del 29 de Julio al 5 de Agosto de 2019.-

 

Hay productores que siguen inundados y sin poder acceder a sus campos. Piden que se amplíen canales y alcantarillas, y que se mantengan en condiciones.

A casi dos meses del diluvio de principios de enero, los productores del norte de Santa Fe siguen luchando contra el agua. Hay miles de hectáreas inundadas, caminos cortados y encima sigue lloviendo. Las precipitaciones del fin de semana acumularon más de 100 milímetros, con ráfagas de viento de 110 kilómetros por hora y hasta caída de granizo en algunas zonas.

 

Hebe Capdevilla, que tiene su campo unos 70 kilómetros al oeste de Intiyaco -en el corazón de los Bajos Submeridionales santafesinos- para llegar a su campo tiene dos opciones: una lancha que tarda 4 horas o un tractor que demora 9 horas. En camioneta es imposible llegar porque este sector de la ruta 31, que es de tierra, sigue inundado y con tramos intransitables.

 

 

 

“El agua arrasó con las alcantarillas y dejó la ruta destruída. Para salir del campo y llegar a Villa Angela en Chaco, donde vive su familia, el puestero tuvo que andar tres días a caballo en pleno siglo XXI”, le contó Capdevilla a Clarín Rural.

 

A los 230 millones de dólares que estimó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) por las pérdidas que provocaron las inundaciones en los lotes agrícolas del norte santafesino hay que sumar las consecuencias que dejó el agua en los potreros ganaderos.

 

“Se nota que hay muchos productores que se están sacando los animales de encima, y que llegan a los frigoríficos en mal estado y con problemas que van a afectar la calidad de la carne. Pero las secuelas de las inundaciones sobre todo se van a notar en los índices de preñez, que van a ser un desastre, y en el oeste santafesino las alfalfas se fundieron casi todas”, advirtió Dante Sartor, presidente del Consejo Regional Económico del Norte Santafesino (Corenosa).

 

Hace unos días, se realizó una asamblea en la Sociedad Rural de Vera para canalizar las demandas que tienen los productores, que en muchos casos están desesperados. Sartor lo resumió en tres puntos: “lo primero, es que se necesita un plan de obras hídricas, una política de manejo integral del agua porque también hay sequías en la zona. El segundo punto es las fuertes pérdidas que dejaron las inundaciones y la falta de financiación para ayudar a los productores a recuperarse; y el tercer punto es el impacto económico que las pérdidas productivas van a tener en las ciudades y pueblos del norte santafesino”.

 

Capdevila aseguró que este problema viene desde hace décadas -tiene recortes de diarios de los 80’, con fotos calcadas a las actuales- y que una de los dificultades es que el agua que viene “caminando” -bajando- desde Santiago del Estero y Chaco, siguiendo la pendiente natural hacia las cuencas de los ríos Paraná y Salado, en el norte de Santa Fe arrasa con las alcantarillas y caminos que no están preparados para conducir a los ríos los excesos hídricos. “Falta ampliar esos canales y mantenerlos en condiciones. No limpian ni una cuneta”, insitió.

 

En la asamblea de Vera, los productores expresaron un “gran descontento” por la falta de respuesta del Estado e incluso llegaron a calificar la situación de “homicidio hídrico”. También aseguraron que el gobierno provincial cuenta con un plan maestro hídrico, elaborado hace décadas y que solo ha sido ejecutado parcialmente.

 

En concreto, entidades como Corenosa y la Bolsa rosarina, junto con los productores, están solicitando obras hídricas de adecuación de la línea Paraná, Canal de los Ingleses, Canal de La Loca y la Loquita, y Canal de la Zulema-El Toba, entre otras.

 

Otro punto que preocupa son las lluvias del otoño, porque llegan con la cuenca de los bajos cargada de agua, lo que representa un riesgo no solo para los productores sino también para los pueblos y ciudades que forman parte de la cuenca.

 

https://www.clarin.com/rural/norte-santa-fe-reclaman-obras-enfrentar-inundaciones_0_9E4nfLvK1.html?fbclid=IwAR3PptWdWipo1B8jxyv_DLVylYr-ofhdZFDLVEVkTlQLFyUF_YVHu8GIrYI